Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

LOS LÍMITES FÍSICOS DEL CRECIMIENTO

Los seres humanos mantenemos en el mundo una dinámica expansiva que se ha acelerado en los últimos tiempos. Durante los dos últimos siglos se ha ido acelerando el crecimiento de la producción economía mundial. También el tamaño de la población mundial ha ido creciendo a ritmos cada vez mayores.

Desde 1825 la población mundial se ha multiplicado por 4,5. Este aumento de la población mundial ha hecho crecer las necesidades de alimentos y de bienes, pero la producción ha crecido mucho más. Desde 1825 el producto mundial se ha multiplicado por 9. En el último medio siglo está expansión ha sido más rápida: desde 1950 la población mundial se ha doblado y el producto se ha multiplicado por 3. El uso de energía ha crecido más que la población y el producto. Hoy usamos por persona más del doble de energía que hace 50 años.

Ese crecimiento, que nos ha permitido disponer de más bienes y servicios, tiene también un lado oscuro que se está poniendo cada vez más de manifiesto. Esa expansión la estamos haciendo a costa del medio físico y biológico, el Medio Ambiente, que nos rodea y éste tiene límites que si no los tomamos en cuenta destruiremos las bases materiales de nuestro funcionamiento y terminaremos hipotecando la supervivencia de nuestra civilización e, incluso, la vida de nuestra especie.

Las funciones que el Medio Ambiente tiene pudieran resumirse en:

  1. Suministrador de los recursos naturales necesarios que son materias primas (madera, metales…) para la obtención de los bienes que consumimos los humanos y todas las especies vivas.
  2. Suministrador de las fuentes de energía que posibilitan la reproducción de la vida. Todas las especies vivas obtienen de la alimentación la energía que necesitan para mantener sus organismos y para realizar actividades. Los humanos, además de utilizar la energía de su organismo para actuar, obtienen energías exteriores que complementan esa energía interna (petróleo, carbón, gas…).
  3. Absorbe los subproductos y residuos de la actividad de los seres vivos. Gracias a su capacidad de asimilación el Medio Ambiente actúa de sumidero transformando aquellos residuos en sustancias inocuas e incluso beneficiosas.
  4. Actúa como un sistema integrado, es decir, con numerosos elementos relacionados todos entre sí, que sirve de soporte para cualquier forma de vida: mantenimiento de oxigeno suficiente en la atmósfera, mantenimiento de una temperatura necesaria para la vida…
  5. Proporciona bienes naturales o ambientales que son muy valorados por los humanos como agua limpia, el paisaje, la naturaleza salvaje que afectan a nuestro bienestar.
  6. Tiene un valor en su misma existencia. Los anteriores puntos son funciones que ayudan a la vida, muestran el papel de la Naturaleza al servicio de la vida humana. Pero más allá cabe cuestionar el derecho de los seres humanos a destruir la Naturaleza aunque sea para aumentar su bienestar.

El aumento de la producción ha afectado a todas estas funciones limitando sus potencialidades. Desde siglos atrás ha habido voces que han señalado las limitaciones físicas que tiene la utilización de la Naturaleza, pero en los últimos tiempos se han detectado diferentes síntomas que muestran de una forma palpable los abusos de aquella utilización y han puesto de manifiesto la necesidad de modificar el rumbo del comportamiento humano con la Naturaleza.

Esas manifestaciones han permitido hacer crecer la conciencia de la gravedad de la situación y han ampliado la profundidad de las reflexiones y el análisis sobre las raíces de estos problemas. Todavía se desconocen muchas de las causas de los problemas que se van detectando, pero ya pueden sentarse algunas bases sólidas que permiten establecer políticas adecuadas con soluciones concretas. Es verdad que estas políticas chocan en ocasiones con intereses creados y con formas de razonar que ignoran aquellos problemas, pero la comprensión de la situación hace necesario y apasionante el esfuerzo por superar estos obstáculos.

Los síntomas más llamativos del deterioro ambiental pueden resumirse en:

–         Agotamiento de los recursos materiales y energéticos. La utilización creciente de materiales y fuentes de energía establecen límites para su disponibilidad suficiente en un futuro próximo.

–         Alteración del sistema climático. El calentamiento adicional de la tierra y el cambio climático derivado del “efecto invernadero”, a consecuencia de las actividades humanas, eleva la temperatura de la tierra con graves consecuencias ecológicas como la elevación del nivel del mar afectando al 60% de la población mundial que habita en zonas costeras marítimas.

–         Agotamiento de la capa de ozono. La capa de ozono estratosférica está siendo degradada por productos químicos liberados por el hombre. Con el deterioro de la capa de ozono aumentan las radiaciones UV-B del sol que causan cáncer de piel, cataratas, atrofia del crecimiento de las plantas y matan microorganismos que sustentan las cadenas alimentarias marinas.

–         Contaminación de la atmósfera. Afecta a todas las naciones del mundo influyendo en la salud humana, en la vegetación y diversos materiales. Un ejemplo son las “lluvias ácidas” que perjudican a los bosques y alteran el suelo deteriorando la producción de alimentos.

–         Pérdida de biodiversidad. Están desapareciendo muchas especies, se calcula que la cuarta parte pueden desaparecer en treinta años, y se reduce peligrosamente la variabilidad genética de otras muchas disminuyendo su capacidad de adaptación.

–         Deforestación. Cada año desparecen 17 millones de Has. de arbolado perdiéndose suelos fértiles, capacidad de absorción de CO2 y mecanismos de concentración de energía solar.

–         Agotamiento de sumideros. La creciente contaminación provocada por el agotamiento de la capacidad natural para absorber los residuos de la actividad humana deteriora el aire, el agua y la tierra.

–         Erosión y desertificación. La mayor parte de la degradación del suelo proviene de las actividades humanas: producción industrial, pastoreo excesivo, deforestación, sobreexplotación del suelo… Las tierras más afectadas son las secas, que cubren la mitad de la superficie terrestre.

–         Desequilibrios biogeoquímicos planetarios. Perturbaciones de los grandes ciclos biogeoquímicos que regulan la dinámica entre la biosfera y la geosfera.

El comportamiento humano, si queremos prolongar en el futuro las expectativas de nuestra especie, debe acomodarse a esos límites y el crecimiento de los últimos tiempos los ha desbordado. Cambiar ese rumbo es necesario y es posible. En DALEVUELTA (dalevuelta @ boletines.visualiza.info) venimos pensando en esa dirección, para ir descubriendo las posibilidades de avanzar en ese camino, para ir detectando las dificultades y las vías de superarlas.

Alex Arizkun

noviembre 14, 2009 - Posted by | Alex Arizkun | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: