Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Hawai, Bombay

Pues ya ven, ayer ya es hoy: una viuda y dos huérfanos. Y mañana ya sabemos qué será: la Policía detendrá a un chaval, el cual será juzgado y condenado a pasar treinta años entre rejas. Su familia llevará una vida de infierno, aunque es muchísimo peor el infierno de la muerte.

Siempre es igual, y casi siempre llueve. El verdugo es atrapado. La víctima es enterrada. Pero no todo es igual. Pues mientras unos lloran a sus muertos y otros visitan a sus presos, los seguidores, alentadores y justificadores de la macabra ruleta pueden abandonar la partida.

Dentro de dos décadas habrá un hombre maduro quemando sus noches en prisión, y habrá una mujer avejentada por el dolor en el cementerio. Habrá dos hogares destrozados. Pero también habrá un vasquito morenito en una terraza de Fuengirola o en un hermoso caserío zampándose una paella.

Y nadie le pedirá cuentas. Nadie le echará en cara sus gritos de ánimo dirigidos a quien empezó su debacle jodiendo cabinas. Nadie le recordará que sus opiniones blanqueadoras del terror publicadas en la prensa o aireadas en Internet envenenaron cerebros. Nadie le pondrá el vídeo de sus apariciones televisivas, en las que decía comprender la rabia de esa juventud idealista. Nadie lo responsabilizará de haber organizado encuentros, asambleas y acampadas con el fin de manipular tanta rebeldía adolescente. Nadie, en fin, le comentará que, tras gritar mil veces que la lucha es el único camino, él en cambio anduvo muy listo para hallar un atajo alternativo, el que lo ha llevado a disfrutar de su cojonuda vejez en un chiringuito mediterráneo o una sidrería cantábrica.

Si yo fuera un preso, o su madre, o su hija, ni siquiera le soltaría a ese paladín del horror en cuerpo ajeno aquello de “¿qué hay de lo mío?”. Le preguntaría “¿y qué fue de lo tuyo?” Una viuda y dos huérfanos ayer, una tumba y una celda mañana: así se resume la acción heroica aun a riesgo de parecer equidistante. Claro que falta la guinda de pasado mañana: un mojito fresco bajo una palmera. Por los viejos tiempos.

Xabi Larrañaga

noviembre 13, 2009 - Posted by | Xabi Larrañaga | ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: