Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Agenda 21 de Pamplona

Recientemente , el Gobierno municipal de UPN daba a conocer los datos y conclusiones del diagnóstico ambiental de Pamplona realizado con motivo de la Agenda 21 local, a la par que anunciaba las actividades con motivo de la semana del medio ambiente.

En dicho diagnóstico, aparecen algunos datos parcialmente positivos, de los que el concejal del área daba cumplida cuenta. Entre ellos se puede destacar la reducción del consumo de agua por parte de la población, que se ha reducido de 1998 a 2007 en un 16%, el aumento de las zonas verdes, de los carriles bici o de la implantación de instalaciones de energía fotovoltaica.

Sin embargo, y remitiéndonos al documento literal hecho público por el equipo de gobierno, se ocultan una serie de datos bastante negativos sobre los principales impactos ambientales en la ciudad.

Así, en dicho diagnóstico técnico se resaltan los siguientes datos que UPN no ha dado a conocer en la nota de prensa hecha pública, esto es:

En el ámbito del consumo energético y por tanto en los efectos sobre el cambio climático, hay que destacar que del año 2000 al 2006, el consumo de energía ha crecido en la ciudad un 35%, las emisiones de CO2 suben un 27,5 %, y per cápita un 21,9%, siendo especialmente negativo el incremento de las emisiones por parte de las Administraciones Públicas, que del año 2003 al 2005, crecen en un 8%, frente a un 4,5% el de los ciudadanos.

Respecto a la movilidad, destacan los responsables de UPN el incremento de carriles bici y del uso del transporte urbano, pero no dicen nada de que los kilómetros de carril Bus han disminuido por la peatonalización de Carlos III, el uso de la bicicleta sigue en un 1% de los desplazamientos frente al 40% de ciudades emblemáticas como Amsterdam, o de que ha aumentado tanto el nivel de motorización como el parque de automóviles de Pamplona.

Otros datos importantes que interesadamente ocultan es que la antropización del suelo, es decir, la ocupación urbana, ha pasado de 2003 a 2007 de un 71,8 a 72,6%, la producción de residuos ha pasado de 415 kg/habitante/año a 465,4%, que un 11% de la población durante el día y un 14% durante la noche sufre niveles sonoros inadecuados, y que la Huella Ecológica (un indicador de referencia para medir el impacto global de una ciudad), ha pasado de ser el 4,47% en 2000, a 4,73% en 2005.

Sin duda, esta forma de proceder denota una clamorosa falta de transparencia y un falso optimismo, que lo que pretende es ensalzar las actuaciones municipales ocultando las enormes carencias de las mismas, precisamente aquellas que afectan al que hoy día es considerado el principal problema ambiental, esto es, el cambio climático.

Plantearse una reducción del consumo energético del 20% cuando entre el año 2000 y el 2007 ha crecido en un 35%, no deja de ser un brindis al sol si no se aplican medidas más decididas que las aplicadas hasta el momento.

Podemos decir que, pese a algunos datos positivos que apuntan mejoras en determinados comportamientos ciudadanos respecto a la sostenibilidad, lo cierto es que Pamplona es a día de hoy una ciudad significativamente más insostenible que cuando se hizo el anterior diagnóstico en el año 1999. A este Ayuntamiento le sobra publicidad y autobombo, y le faltan hechos.

Txema Mauleón

noviembre 13, 2009 - Posted by | Txema Mauleon | , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: