Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Unión sindical de las bases trabajadoras

Ante la convocatoria de huelga general por parte de unas organizaciones sindicales (ELA y LAB principalmente y otras como ESK, STEE-EILAS… ) que representan en Navarra alrededor del 37%, nos parece conveniente exponer una serie de consideraciones.

Primera, es criticable la decisión unilateral de convocar la huelga marginando a dos de los principales sindicatos de la comunidad (UGT, CCOO). Precisamente, las sucesivas huelgas generales -desde la primera realizada de forma organizada (junio de 1973) en solidaridad con los trabajadores de Motor Ibérica-, si por algo se han caracterizado han sido por la unidad y la solidaridad, junto a la persecución de unos objetivos concretos. El frentismo sectario es un error muy grave en unas clases trabajadoras heterogéneas en sus sentimientos identitarios, porque debilita la necesaria unión de fuerzas frente a la patronal, y porque debilita la necesaria presión a ejercer ante las administraciones públicas para luchar contra las injusticias sociales.

Segunda, en esta convocatoria hay también una parte de justa rebeldía frente a las graves consecuencias que la crisis económica provoca entre los sectores más perjudicados de la población trabajadora y en otros sectores populares que la padecen: pequeños empresarios, trabajadores autónomos… Por ello, nos parece conveniente animar a participar en las manifestaciones y paros que se realicen conforme a la realidad de cada zona y de cada centro de trabajo. Decimos esto pues es evidente que la huelga tendrá un seguimiento muy desigual en las diferentes merindades y zonas de Navarra.

Tercera, confiamos en que esta huelga sea un hito positivo en el largo recorrido que tendremos que hacer para defender una política social y solidaria: que defienda el Estado de Bienestar, que ponga en pie unos servicios públicos suficientes y eficaces para el conjunto de la población y unos recursos mínimos para las nuevas personas necesitadas, que corrija a fondo las desigualdades sociales que soporta la parte más débil de nuestra sociedad: parados, jóvenes precarios, inmigrantes, ancianos, mujeres discriminadas, personas socialmente excluidas, personas discapacitadas…, que defienda a los sectores populares más damnificados por la crisis: ninguna persona sin trabajo o sin una renta suficiente para vivir, ningún desahucio de vivienda por quedarse en paro, más impuestos para las rentas más altas y menos para las personas necesitadas…, serían, entre otras, algunas de las exigencias mínimas por las que luchar.

Manuel Burguete y Jesús Urra

noviembre 12, 2009 - Posted by | Jesús Urra, Manuel Burguete | , , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: