Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Ondo egin, lehendakari!

Que mañana no veamos la foto de López exhibiendo, como imaginó Egibar, la cabeza de Ibarretxe en el Pabellón de Vistalegre entre las ovaciones de los socialistas congregados para abrir la campaña de las europeas no quita para que el trofeo de su retirada de la política cotice alto en Madrid. Pero nada de lo que el nuevo lehendakari dijo en ese Pleno permite atribuirle afán exhibicionista, revanchista o frentista. Otra cosa es que el debate dejara la impresión que recoge el director de LaVanguardia : a día de hoy, entre la mayoría que le dio la investidura y la oposición que se la negó, el único punto de encuentro es el Concierto Económico. Lo que bien puede, por otra parte, alentar en el nuevo Ejecutivo la esperanza de que en uno de sus retos fundamentales, la respuesta a la crisis, puede encontrar receptividad para esos consensos amplios a los que aspira.

López hizo un discurso buenista. Que su mano tendida fuera interpretada por el portavoz del PNV como “echada al cuello”, refleja la doble perspectiva desde la que se quiso representar la toma de Ajuria Enea. Confieso mi inclinación a no juzgar al nuevo Gobierno antes de tiempo. Puesto que va a gobernar, a todos nos conviene que lo haga bien, y tontos serán si no aprovechan la oportunidad que tienen en la mano de demostrar con hechos que hay vida en Euskadi más allá de un Gobierno del PNV. Pero es obvio que se van a enfrentar a serias dificultades, ajenas unas a su voluntad (la crisis, ETA, el conflicto de identidades y aspiraciones, bilingüismo), derivadas otras de sus propias opciones, tanto en la formación del propio Gobierno como en la orientación elegida que suscita profundo recelo en buena parte del electorado.

Prescindo de cuestionar su legitimidad. Es problemático deslindar legitimidad de legalidad en un sistema constitucional cuyas reglas de juego fueron asumidas por quienes se ven ahora en la oposición. Pero es obvio que este Gobierno sólo se ha podido formar de una determinada manera, con una legalidad hecha a la medida, que a muchos no nos parece justa ni democrática y nos lleva a rechazar el autocomplaciente aserto del actual lehendakari de que en el Parlamento están todos los que tienen que estar, y a afirmar que esta situación debe modificarse cuanto antes.

El justificado objetivo, que comparte la inmensa mayoría, de deslegitimar la violencia para el logro de objetivos políticos no se puede extender a la pretensión de que todos coincidamos en la perspectiva desde la que vemos el conflicto político, realmente existente con independencia de ETA, y de sencilla descripción: mientras unos ven satisfecho su deseo de autogobierno en el marco de la legalidad vigente, porque además de controlarlo se siente cómodos en él, otros vemos necesario abrir ese marco porque lo vemos ajeno a nuestra voluntad y limitador de nuestra personalidad política.

López podrá tener éxito en consensos sectoriales al margen de esta realidad, pero se equivoca mucho si pretende gobernar Euskadi como una comunidad autónoma más, en la confianza de que ese conflicto es inducido por las ensoñaciones del nacionalismo o la influencia de ETA, y no una realidad determinante a la hora de normalizar nuestra convivencia.

Igualmente deberá revisar la aceptación acrítica del cordón sanitario legal y judicial para aislar a quienes se considera parte del entramado de ETA. Describirlos, López lo hizo, como “aquellos que han decidido situarse al otro lado de la legalidad”, es disparar a bulto. Deberíamos distinguir entre los que han elegido ponerse al otro lado de la legalidad y aquellos a los que una legalidad construida con ese propósito les ha puesto al otro lado. Por eso no me tranquiliza que Pastor manifestara en el Pleno a disposición “a restaurar heridas cuando ETA haya terminado”. Hay heridas que no pueden esperar. Se achaca al PNV que el dolor de la derrota le impide actuar con responsabilidad. También la mayoría de Gobierno debe saber superar, no digo olvidar ni perdonar, su dolida experiencia de perseguidos y amenazados puesta de manifiesto en las bases de su acuerdo y en el debate de investidura, si quiere gobernar responsablemente.

Dicho lo cual, ondo egin, lehendakari.

Mariano Ferrer

noviembre 12, 2009 - Posted by | Mariano Ferrer | , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: