Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

La intrépida soledad de Patxi López

Patxi López es el nuevo lehendakari vasco. Se ha producido una alternancia necesaria pero de una gran complejidad. Los socialistas gobiernan en Euskadi con la ayuda imprescindible del Partido Popular.

El PNV ganó las elecciones pero no tiene una mayoría suficiente para formar gobierno. Desalojar a Ibarretxe del poder ha sido el pretexto principal de un pacto que se ha sellado con determinación en el País Vasco pero que es imposible en el resto de España.

Pienso que es positivo que un partido que ha gobernado un país durante treinta años se sitúe en la oposición e intente recuperar el poder en una mejor ocasión. Creo también que sería necesaria una alternancia en Andalucía, en Extremadura y allí donde un partido gobierne sin descanso en un país. En Cataluña el cambio se produjo en 2003, después de 23 años de gobiernos de Pujol.

Karl Popper decía que la democracia no consiste en hacer gobiernos sino en echarlos. El poder crea hábitos, favores y comodidades. La democracia pide transparencia, aire fresco, nuevas formas y actitudes para gobernar a una sociedad. Decía Patxi López al día siguiente de las elecciones que el PNV no es el dueño de Euskadi y no es una religión. El nacionalismo democrático debe aceptar que hay otras formas de gobernar un país que no es homogéneo ni unitario.

Ibarretxe arrojó la toalla en el último momento después de diez años de gobernar Euskadi. El PNV tendrá que reflexionar sobre su futuro si pretende volver a ser una fuerza central en el País Vasco.

Cuando se pierde el poder no se recupera fácilmente. Patxi López es el primer no nacionalista que es investido lehendakari en treinta años. Ha asumido un riesgo de gran envergadura.

Por mucho que los populares le hayan dado apoyo en la investidura, sabe que en los próximos cuatro años tendrá que gobernar desde la soledad.

El PNV tiene espacios de poder significativos en las diputaciones forales y el Partido Popular le pondrá todas las zancadillas posibles para que su discurso integrador se estrelle en las rocas del debate político español.

Patxi López pretende gobernar para que todos los vascos puedan sentirse cómodos en su país, que no haya vascos buenos y vascos dudosos, que el ser vasco no es un atributo identitario sino una condición de ciudadanía.

El elemento que distorsiona la realidad vasca es el terrorismo de ETA que ha pretendido imponer sus criterios con la violencia y la muerte. Si esta alianza que se ha sellado hoy en Vitoria sirviera para debilitar más o hacer posible que los terroristas abandonaran las armas, valdría la pena esta extraña combinación de socialistas y populares echando al PNV del poder.

Zapatero no estará muy tranquilo. Ya no puede invocar la contumacia del Partido Popular en los últimos cinco años en contra del gobierno central. Patxi López es lehendakari pero es muy probable que el precio sea que el Partido Popular, con los vientos de la crisis soplando a su favor, desplace a Zapatero de la Moncloa.

Lluís Foix

noviembre 12, 2009 - Posted by | LLuis Foix | , , , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: