Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Europeas

Barcina guarda la ropa. Ante su primer envite público como presidenta de UPN, Barcina se escurre por la tangente de la ambigüedad. La estrategia prima sobre las convicciones. No le ayudan ni las discrepancias de criterio entre la militancia ni las manifestaciones públicas de Sanz, reacio al pronunciamiento. La víscera de Miguel ha mediatizado la libertad de Yolanda. A un mes de las elecciones europeas, indefinición. Llama a participar. La abstención le suena a táctica de izquierda abertzale ilegalizada, pero tampoco recomienda el voto a una candidatura concreta. Ahí tiene un problema, agravado por la polarización y por el morbo de primarias ante unas generales. Si apoya al PP -nada hiriente en la designación del navarro de su lista-, el PSN le puede pasar factura; si apoya al PSOE, dificulta la reconciliación con los populares. Barcina aspira a la presidencia del Gobierno de Navarra. La hostil refundación del Partido Popular en la Comunidad Foral le restará escaños parlamentarios. Mejor tenerlo de su parte. Pero aún así, la investidura, la estabilidad y la gobernabilidad pueden depender de los socialistas, porque éstos -gentes coherentes y nada maniobreras (contenerse el ataque de hilaridad)- no volverán a incurrir en la tentación de pactos con NaBai. Barcina quiere y necesita sumar -bueno para Navarra, pero mejor para su propósito político-, y evita implicarse en la contienda entre sus deseados aliados futuros. Quizá ahora salga indemne de las presiones externas de unos contendientes que le apremian a orientar el voto de su rebaño. El colmo de las desdichas sería que una hipotética victoria del PP, unida al actual desamparo parlamentario del gobierno de Zapatero, animara a Rajoy a la presentación de una moción de censura en las Cortes Generales. En ese supuesto, hasta la abstención retrataría a UPN. De momento, el nuevo secretario general, Carlos García Adanero, ha soltado una majadería al afirmar que UPN “nunca ha concurrido” a las elecciones europeas. Es una forma tan interesada como sesgada de ver su impotencia actual para llevar una voz propia a Bruselas y Estrasburgo. La inclusión de un miembro de UPN en puesto de la lista conservadora, con garantía de obtención de escaño europeo, estaba contemplada en el pacto firmado en 1991. Era una forma de concurrencia electoral para presumir de una voz navarra en las instituciones europeas. Al ser España circunscripción electoral única, los partidos de implantación territorial limitada tienen que coaligarse si quieren ser competitivos. En la actualidad, UPN se diluye en el grupo mixto de Congreso y Senado y se queda mudo en Europa. La inhibición de Barcina es un síntoma de debilidad. Todavía no ha cogido las riendas del alazán. Pero ya enseñará las espuelas.

Carlos Pérez Conde

noviembre 12, 2009 - Posted by | Carlos Pérez Conde | , , , , ,

1 comentario »

  1. Ok, así parece. Barcina no tiene el carisma de Sanz, ni se le ve regionalista, con lo que tendrá que echar mano de Santiago Cervera que si lo es. Además, de ésta forma reunirá a los despechados del PPN, la otra lista no dominante. Y con todo ésto al horno de las urnas. Las coaliciones serán las mismas, para ocupar sillón no hacemos ascos nadie a nada… con tal de pillar.

    Comentario por Victoria | febrero 25, 2010


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: