Nabaizaleok / Iritzia

Nabaizaleok@wordpress.com

Cuestión de Estado

No hubo mayores novedades de discurso en la sesión de investidura celebrada en el Parlamento de Vitoria, en la que fue elegido lehendakari el socialista Patxi López, que el detalle democrático de Ibarretxe de confirmar su prevista despedida de la política en ese foro tras agradecer el respaldo ciudadano recibido. López pronunció un discurso con abundantes referencias al consenso, a la mano tendida, a la oposición responsable que espera del PNV. Un discurso que, a pesar de contar con sólo el aval de 25 firmas, fue articulado por López con evidente carácter de lehendakari, no en vano tenía asegurada su investidura. Fue un discurso generalista, con un punto emotivo, una declaración de intenciones sin apenas concretar a pesar de que la dureza de la crisis no da para promesas, menos aún cuando la estabilidad de su Gobierno va a depender del PP por más que en el discurso intentó que esa dependencia pasase lo más desapercibida posible. Sin embargo, los dirigentes del PP se cuidaron muy mucho de recordarle que ha sido colocado como lehendakari por su voluntad. Basagoiti, quien perdió miles de votos y escaños el 1-M, no ocultaba su satisfacción por tener la sartén política de la CAV por el mango. Una peculiaridad que sólo puede explicarse reconociendo que se trata de un acuerdo excepcional, un acuerdo de Estado para una cuestión de Estado , como lo fue en el verano de 2007 el Gobierno de Navarra, cuando el PSOE impuso al PSN un acuerdo para la continuidad de UPN pese a su apuesta electoral por el acuerdo con NaBai e IU. López llega a Ajuria Enea como lehendakari de excepción apoyado en los votos que, también excepcionalmente, le otorga su adversario en el ámbito nacionalista y electoral español, una dependencia política que inevitablemente transmite debilidad. De excepción y con dosis de transitoriedad, toda vez que su mayoría con el PP no responde a la realidad de la voluntad política de la mayoría de la sociedad, sino al subterfugio interesado de la ilegalización electoral de una parte de la ciudadanía. López se felicitó por ello como si esta circunstancia fuera normal y naturalmente aceptable en democracia. Ni las evocaciones a la euskal kultura , ni el uso tópico de las ideas de paz, dignidad, libertad, diálogo y consenso ocultaron que de lo que se trataba ahora era de llegar a lehendakari. Después, veremos. López tiene 100 días de gracia para mostrar sus intenciones y objetivos reales.

Diario de Noticias de Navarra

noviembre 11, 2009 - Posted by | Diario de Noticias de Navarra | , , , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: